De viatge amb el T-10 de la Bòbila

T-10 és el club de lectura de la Biblioteca la Bòbila que us ofereix plaer i coneixement a partir d'un viatge literari organitzat en deu etapes. L’itinerari del “Club de lectura T-10” combina lectures, tertúlies, còmics, butlletins, xerrades o pel·lícules. És una proposta de 10 excursions lectores, 10 mirades diferents del lloc.

Després dels viatges literaris que hem fet a la ciutat de Nova York, a l'Europa Central, també anomenada Mitteleuropa i a Rússia, al peculiar humor anglès; o a les illes literàries, ens dirigim a la frontera i saltem a banda i banda... i ara entrem en el cor de la família, ens acompanyes?

dimecres, 13 de gener de 2016 2 comentaris

Antonio Tabucchi

Escriptor italià nascut a Vecchiano, molt a prop de Pisa, el 1943. Va ser professor de llengua i literatura portuguesa en diferents universitats de França i Estats Units. Va col·laborar també en diaris com Il Corriere della sera, Le Monde i El País. Gran coneixedor i traductor de l’obra de Fernando Pessoa , interès que li va sorgir arran de la lectura del seu poemari Tabacaria en el transcurs d’un viatge a Paris.  En tornar a Itàlia, va prendre classes de portuguès per entendre millor Pessoa.
Bibliografía selecta de Antonio Tabucchi
 Antonio Tabucchi (foto: Inés Baucells)
L’abril de 2008, en el context de les jornades “Antonio Tabucchi, reflejos de un escritor” de la Universitat de Múrcia, ell comentava: “en realidad se ha mitificado esta fascinación mía por Pessoa. Yo soy adoptivamente portugués, y los portugueses siempre me preguntaban mucho sobre él. Soy profesor de literatura portuguesa y soy filólogo y profesor desde hace muchos años de la Universidad de Siena. He traducido y he escrito ensayos sobre Pessoa, pero también he escrito sobre muchos escritores que han acabado perteneciendo a mi maleta de escritor”.
L’inici de la seva carrera d’escriptor comença en publicar “Piazza Italia” el 1975. Va morir a Lisboa el 2012 als 68 anys, després d’una llarga malaltia.
Ramón Reboiras ens el presenta magníficament en un article, del qual us oferim uns fragments:
"Mi primer fogonazo con Tabucchi fue Donna de Porto Pim, [que]  fue un flechazo que me hizo viajar a las Azores y sentir ese aroma oceánico y colonial que respira la narrativa entrecortada como un vaho invernal a tabaco y soledad de Tabucchi.
 También su traducción de Fernando Pessoa al italiano, Una sola moltitudine, resulta conmovedora pues Tabucchi no fue sino un viajero perdido y encontrado muchas veces en esos prodigios de la heteronimia. ...Tabucchi y Lisboa es como un juego del revés (Il gioco del rovescio), como el título de uno de sus libros. Una desaparición en la niebla y en la saudade, una partida de cartas astrales que nunca tendrá fin. Todavía recuerdo la mueca de fastidio de José Saramago cuando en una entrevista a mediados de los 90 le pregunté por ese escritor italiano que se atrevía a crear en portugués dos de las mejores “novelas portuguesas” del fin de siglo: Réquiem y Sostiene Pereira. La mueca de desagrado sirve todavía hoy para hacer valer la repulsa hacia aquel intruso que, amparándose en su amistad de traductor-traidor, lograba ejercer su peculiar devoción y mitomanía: devolver a su autor, devolver al creador de Ricardo Reis y Álvaro de Campos, la inspiración viajera, la pista literaria que le había siempre hechizado como a un alumno aventajado.
¿No son acaso muchos los hijos de Rimbaud, Joyce y Kafka? Nadie como Tabucchi sin embargo ha logrado consumar el juego del extranjero: escribir en otra patria distinta, morir al lado de su padre literario.
Confieso que desde prácticamente esas novelas portuguesas, a la que añadiré La cabeza perdida de Damasceno Monteiro, perdí un poco la pista de Antonio, pero siempre recordaré como un estremecimiento aquella llegada al mercado italiano de un nuevo título suyo cuando ya su dimensión se hizo más grande y más comercial y pasó de Sellerio y de las dulzuras de la periferia al encuentro con un público grande y exigente como es normal en un autor de la escudería Feltrinelli. Por ahí andan, algunos dedicados, títulos que todavía me hacen suspirar en su brevedad y su ironía, en su fondo amargo de café lisboeta como Il filo dell´orizzonte o los inolvidable cuentos de Piccoli equivoci senza importanza.
 Aquel Tabucchi todavía italiano, todavía aprendiz de brujo lisboeta, me sigue guiando. Él fue también, a su modo, un eterno viajero: el que perdió los trenes de Madrás y vio surcar los cargueros de Génova, el que luego recuperó sus muebles y sus trajes en una consigna de la estación de Santa Apolonia, allí donde las sacas de correo contienen múltiples fados todavía por cantar en una taberna sin nombre de Alfama."

Fragments extrets de: Reboiras, R. Antonio Tabucchi. Una sola multitud. A: "Letras". Dins: Fronterad: revista digital (03/04/2012) <http://www.fronterad.com/?q=antonio-tabucchi-sola-multitud>


dilluns, 11 de gener de 2016 0 comentaris

"La Dama de Porto Pim" d'Antonio Tabucchi


La Dama de Porto Pim, que llegirem el proper 17 de febrer, és fruit d'un viatge que Antonio Tabucchi va fer a les Açores, un arxipèlag que li va semblar més imaginari que real.
Durant el viatge va veure balenes, va escoltar històries de vides tràgiques i va veure paisatges estranys, que ell creia exclusius dels manuals de geografia.Amb l’objectiu que tot el que va viure i veure no semblés més un miratge que una història real, va pensar en escriure-ho.Un cop publicat, es va adonar que semblava més fantàstic encara. Ell mateix en el seu llibre Autobiografías ajenas comenta: “La Literatura, con su poder de transformar lo real en hiper-real, lo volvía todo más irreal de lo que me había parecido a mí.”El llibre és un compendi de relats breus i fragments ; Tabucchi ens avisa al pròleg que “no es tracta d’un llibre de viatges convencional.” L'any 2001 José Antonio Sanglot va portar el relat La Dona de Porto Pim al cinema, amb l’Emma Suárez i l’Antonio Resines com a protagonistes.

El comentari d'Enric Vila-Matas a "Babèlia" de El País, ens n'ofereix pinzellades significatives del llibre, algunes de les quals us reproduïm:
"La Dama de Porto Pim, de Antonio Tabucchi, es un artefacto literario que a veces recuerdo como una especie de Moby Dick en miniatura y también como un libro que en su momento me sorprendió ... porque sus menos de cien páginas parecían componer un buen ejemplo de "libro de frontera", un curioso artilugio compuesto de cuentos breves, fragmentos de memorias, diarios de traslados metafísicos, notas personales, la biografía y suicidio del poeta Antero de Quental contada al modo de una "vida imaginaria", astillas o restos de una historia cazada al vuelo en la cubierta de un barco, crónicas costumbristas de las ballenas y los balleneros, transcripciones de viejos aventureros que pasaron por las islas, apéndices, mapas, bibliografía, abstrusos textos legales: elementos a primera vista enemistados entre sí y, sobre todo, con la literatura, transformados por una firme voluntad literaria en ficción pura.

La Dama de Porto Pim se inicia con una inolvidable cartografía sonámbula, 'Sueño en forma de carta', una especie de prólogo soterrado (que Tabucchi ha contado que surgió de una lectura de Platón y del traqueteo de un parsimonioso autocar que iba de Horta a Praia do Almoxarife), donde la escritura parece servir para dar forma a una geografía existencial, a un mapa interior que el autor de la carta diseña : "Después de haber surcado las aguas durante muchos días y muchas noches, he comprendido que el Occidente no tiene fin sino que sigue desplazándose con nosotros, y que podemos perseguirle a nuestro antojo sin jamás alcanzarle."Todo el libro es la historia de esa persecución sin fin, lo que hace que en un momento determinado, derrumbados por el más lúcido de los sueños, lleguemos a la maravillosa Horta, la capital de la isla de Faial, y allí entremos en el legendario Peter's Café Sport, el bar más famoso del Atlántico.En el texto Otros fragmentos, incluido dentro del libro, es donde Tabucchi incluyó la mención a este acogedor bar del gin-tonic fulminante, donde los balleneros van todas las tardes a recordar las otras tardes, aquellas en las que aún navegaban y, por tanto, aún conservaban ese oficio que, al estar hoy prohibido, les ha convertido en pacíficos agricultores con tabarra de taberna.

Uno de los fragmentos más memorables de la obra es 'Una ballena ve a los hombres'. Allí un cetáceo cree ver que "los hombres a veces cantan, pero sólo para ellos, y su canto no es un reclamo sino una forma de lamento desgarrador (...) se alejan deslizándose en silencio y es evidente que están tristes." Al parecer, esta bella pieza literaria surgió de Tabucchi el día en que presenció cómo una ballena moría bajo los arpones y él experimentó la sensación de ser observado por ella.

Una de las piezas claves de Dama de Porto Pim es el relato de amor y crimen que da título al libro y que Tabucchi oyó a un exballenero, convertido en cantante en locales nocturnos para turistas norteamericanos. Es la narración de un amor total, apasionado y violento, la historia de una doble traición que culmina en un final mortal.
Pero acaso la cumbre del libro sea la intensa microbiografía del poeta del siglo XIX Antero de Quental. Tras una larga estancia en Lisboa, el gran bardo de las Azores, el más trágico de todos, regresa a sus islas cargado de sueños para ellas, sueños que se derrumban a los pocos meses. Desesperado por la soledad de su patria, descubre la existencia de la nada y se mata en Ponta Delgada de un pistoletazo en un banco verde frente al mar, bajo el blanco muro del convento de la Esperança, donde - aún hoy - hay un ancla azul dibujada sobre la pared encalada."

Fragments extrets de: Vila-Matas, Enric. Viajar, derrumbarse del sueño (Antonio Tabucchi). Dins: "Babelia". El País (5 febrer 2011)